Llamános al +5411 4409-9343

Apoye nuestro Proyecto de Ley.

  El equipo de Investigación de un argentino revela el mecanismo celular sobre inflamación subyacente

https://www.vbi.vt.edu/news/research-team-reveals-cellular-clockwork-underlying-inflammation

La inflamación tiene especial importancia en los procesos dolorosos y en la rigidez. El equipo del investigador argentino Daniel  Capelluto descubrió las funciones celulares que ayudan a regularla

Las Imágenes de resonancia magnética nuclear representan las estructuras de las proteínas Tom1  y Tollip .

La inflamación tiene especial importancia en los procesos dolorosos y la rigidez en  Fibromialgia  y Síndrome de Fatiga Crónica. También influye en la enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedad de Alzheimer, cáncer, enfermedades psiquiátricas como depresión y  trastorno del espectro autista. El equipo del investigador argentino Daniel  Capelluto descubrió las funciones celulares que ayudan a regular la inflamación

Los investigadores del Instituto de Bioinformática de Virginia Tech han descubierto las funciones celulares clave que ayudan a regular la inflamación.

El descubrimiento, que fue publicado en la revista Structure, explica cómo trabajan juntas dos proteínas particulares, Tollip y Tom1 “La respuesta inflamatoria puede ser un arma de doble filo”, dijo el Dr. argentino Daniel Capelluto, miembro del Instituto de Bioinformática de Virginia.  “En los niveles apropiados, la respuesta inflamatoria protege al cuerpo de materiales extraños, pero si no se regula adecuadamente puede llevar a condiciones graves, crónicas.”

El descubrimiento realizado por investigadores del Instituto de Bioinformática de Virginia revela cambios estructurales en las proteínas dentro de las células que podrían ayudar a informar a los tratamientos.

 

Cuando el cuerpo es atacado por un virus o otros gérmenes, las células especializadas secretan señales pro-inflamatorias reconocidas por los receptores de interleuquina-1 en la superficie de células especializadas, provocando la liberación de moléculas proinflamatorias adicionales que amplifican la respuesta contra los patógenos.

Estos receptores promueven la inflamación, siempre y cuando detecten la señal inicial de “alerta”.

Cuando se alcanza un nivel saludable de inflamación, las proteínas receptoras deben ser eliminadas y entregadas a los compartimentos intracelulares llamados endosomas de contención y posterior autorización.

“Sabíamos que Tollip y Tom1 trabajan juntas en la superficie del endosoma para el transporte de estos receptores de degradación”, dijo Capelluto.  “Pero no estaba claro cómo encajan entre sí estructuralmente o por qué se necesitaban dos proteínas separadas para cumplir esta función de transporte de carga.”

Usando una combinación de técnicas y espectroscopia de resonancia magnética nuclear tridimensional, resonancia de plasmón superficial, y microscopía de fluorescencia de células, el equipo de Capelluto determinó que la asociación de Tollip con Tom1 cambia drásticamente la estructura de Tollip, formando una unidad que potencialmente puede transportar carga mucho más eficientemente que la proteína por su propia cuenta.

Tollip contiene un módulo funcional denominada C2, que ancla la proteína a la superficie de la membrana endosomal para recoger la carga. Sin embargo, con C2 dedicada a la celebración de la posición de Tollip, la capacidad de carga de la proteína es limitada.

Pero cuando Tom1 se une a Tollip, el dominio C2 de Tollip ya no está directamente asociado a la membrana endosomal, lo que podría cambiar su función de “tren de aterrizaje” a la “bodega de carga.”

La unidad resultante puede llevar cargas más grandes y ayudar en la liquidación de las proteínas receptoras que no sean necesarias de manera más eficiente.

Según los investigadores  el descubrimiento amplía la comprensión fundamental de cómo el cuerpo regula su respuesta inflamatoria y puede ayudar con su  información a los esfuerzos que se hacen para tratar enfermedades asociadas con la inflamación crónica, como enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cáncer de colon.

 

El proyecto fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Virginia               El Instituto de Bioinformática de Virginia fue creada en 2000 con énfasis en informática de sistemas que interactúan complejamente sobre el escalado de todo el microbioma. Ayuda a resolver problemas que plantea a la salud humana, la seguridad y la sustentabilidad.  Con sede en el campus de Blacksburg, el instituto ocupa 154.600 pies cuadrados de instalaciones de investigación, incluyendo el laboratorio del estado de la técnica de núcleos y las instalaciones de computación de alto rendimiento y  oficinas de investigación en el Virginia Tech Research Center en Arlington, Virginia.

Traducido e Inspirado en el artículo de Published Dan Rosplock, August 28, 2015 Dan Rosplock